Prueba de Hyundai Ioniq HEV

[amazon_link asins=’B06WD59NW3,B074DW43YV,B078YRGVG9,B079S8DLY7,B01MT2PXAG,B01MS2JJTY,B076BT16K5,B06XTM2SP7,B005Q0F9PA’ template=’ProductCarousel’ store=’12345678900ba-21′ marketplace=’ES’ link_id=’ecf04120-d966-11e8-8817-c9304358b051′]En MQE somos conscientes de los inconvenientes a la hora de adquirir un coche eléctrico.

No todos estamos dispuestos a pagar un sobreprecio por no contaminar y además, en algunos casos, hay que sumarle el alquiler de las baterías o la sustitución de ellas, un mantenimiento algo caro.

Los tiempos de carga lentos y la limitada infraestructuras de puntos de recarga que nos obliga a instalar un cargador en nuestro garaje, y si somos de los que dejamos el coche en la calle, también tendríamos que sumarle la plaza de garaje.

Y, como no, la autonomía; el gran obstáculo de los coches eléctricos y que en la mayoría de los casos es la razón por la que los condenamos.

Es por ello, que en MQE nos hemos propuesto para este 2018 probar todas las alternativas que sean menos contaminantes que un motor únicamente de combustión convencional y realizamos la Prueba Hyundai Ioniq HEV

Y es aquí donde entra en juego la prueba de esta semana: el Hyundai IONIQ HEV. De un plumazo, suprimimos todos los inconvenientes que tienen los coches eléctricos:

¿Precio elevado? Para nada, la gama parte desde los 23.900 € en el acabado más básico KLASS y la versión más equipada, nuestra unidad de pruebas, tiene un precio de 29.900 € que disminuye considerablemente con todas las promociones de la marca y al que no le falta de nada.

De serie equipa sistemas de seguridad que solo encontramos en otras marcas en opción y pagando un sobreprecio, como por ejemplo el Control Crucero Adaptativo, Sistema de mantenimiento de Carril, Detector de Ángulo Muerto, Alerta de tráfico cruzado…

¿Puntos de recarga? Solo tengo qué decir tres siglas: HEV (Hybrid Electric Vehicle).

¿Autonomía? Toda la que queramos, y encima con toda la inmediatez de ir a una gasolinera y repostar gasolina en su depósito de 45 litros sin tener que andar buscando los puntos de recarga y con un consumo real de entre 4,8 y 5,5 litros a los 100 km.

Tampoco nos veremos obligados a organizar un viaje con 3, 4 o 5 paradas para recargar las baterías, basta con dejar que el coche haga su trabajo.

Continua…… la Prueba Hyundai Ioniq HEV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *