Portada » Uso inteligente de los recursos y materiales en el Mercedes-Benz EQC

Uso inteligente de los recursos y materiales en el Mercedes-Benz EQC

Uso inteligente de los recursos y materiales en el Mercedes-Benz EQC

Uno de los enfoques de Mercedes-Benz al desarrollar un vehículo es reducir el uso de recursos y el impacto ambiental de los materiales utilizados. En la actualidad todos los materiales utilizados en los automóviles Mercedes-Benz son reciclables en un 85 % y reutilizables en un 95 %. Adicionalmente la marca tiene como objetivo reducir en un 40 % el uso de materias primaras de los componentes específicos de sus vehículos eléctricos e híbridos enchufables para 2030. Otro aspecto fundamental en la gama eléctrica e híbrida de Mercedes-Benz es explorar las diferentes maneras en las que se puede dar una segunda vida sus baterías. Gracias al enfoque holístico de sostenibilidad por parte de Mercedes-Benz, el EQC 400 4MATIC (consumo de energía, ciclo mixto; 20,8-19,7  [25-22,42 ]  kWh/100 km; emisiones de CO2 ciclo mixto: 0g/km) ha superado con éxito un test ambiental de 360° verificado por TÜV Süd. Éste mide el balance ecológico del automóvil, examinando su impacto ambiental a lo largo de todo el ciclo de vida, desde la extracción de materias primas, pasando por la producción y el uso hasta su eventual desecho. El EQC 400 4MATIC se beneficia de un funcionamiento sin emisiones locales y de la alta eficiencia del tren motriz eléctrico. Está claro que el mix de fuentes de energía en el uso operativo del vehículo desempeña un papel decisivo en su balance de CO2 (más detalles sobre este análisis holístico, aquí)

Solo una evaluación del ciclo de vida completo de un vehículo proporciona una imagen realista de su huella de CO2. Mercedes-Benz lleva a cabo regularmente desde 2005 el denominado test ambiental, que tiene en cuenta todos los aspectos relacionados con la sostenibilidad. Los cálculos que se realizan se basan en un kilometraje de entre 150.000 y 300.000 kilómetros, dependiendo del segmento. En el caso del EQC, es de 200.000 kilómetros. Durante su utilización, dependiendo de su fuente de energía, los vehículos eléctricos pueden compensar las superiores emisiones de CO2 que generan durante su producción. Si se recarga solo con energía procedente de fuentes renovables, las emisiones de CO2 de un eléctrico durante todo su ciclo de vida se reducen hasta en un 70 % en comparación con las de los vehículos con motores de combustión.

Composición de los materiales

El peso en vacío del EQC 400 4MATIC es de 2.420 kilogramos. La mayor proporción es de acero y hierro (un 39 %) seguida de las aleaciones ligeras (23 %) y polímeros, es decir, plásticos (18 %).

Uno de los enfoques al desarrollar un vehículo es reducir el uso de los recursos y del impacto ambiental de los materiales utilizados. Para sus modelos eléctricos e híbridos enchufables, Mercedes-Benz se marca como objetivo reducir el uso de materias primaras en la tecnología de la cadena cinemática y la batería en un 40 % para 2030, en comparación con los vehículos eléctricos e híbridos enchufables actuales.

Para lograrlo se aumenta constantemente en los vehículos el uso de materiales que ahorran recursos, como los plásticos reciclados y materias primas renovables. Por poner solo un ejemplo, el tejido de tapicería «Response» de alta calidad que ha sido recientemente desarrollado para el EQC está hecho completamente a partir de botellas de plástico PET recicladas. Los materiales plásticos reciclados también se usan en aplicaciones más comunes, como el revestimiento del hueco de la rueda de repuesto o las cubiertas de la parte inferior del compartimento del motor. También se utilizan materias primas renovables como cáñamo, kenaf, lana y papel. Las fibras de kenaf se emplean, por ejemplo, para el revestimiento del maletero, mientras que se utiliza papel con estructura de panal en el suelo del compartimento de carga.

En el nuevo EQC, un total de 100 componentes además de pequeñas piezas, como pernos de presión, tuercas de plástico y sujeciones de cables con un peso total de 55,7 kilogramos, se pueden producir parcialmente a partir de materiales que ahorran recursos.

Segunda vida de las baterías de alto voltaje

Todos los materiales utilizados en los modelos de automóviles Mercedes-Benz son reciclables en un 85 % y reutilizables en un 95 %, de acuerdo con la norma ISO 22 628. Incluyendo el Mercedes-Benz EQC. Sin embargo, reciclar no significa simplemente devolver materiales al circuito de materiales.

El reciclaje de las materias primas utilizadas como litio, níquel, platino, cobalto y materiales raros es una parte integral de las consideraciones desde el momento en que se conciben los componentes. Mercedes-Benz ha definido cuatro etapas para el reciclaje de baterías y ha desarrollado los procesos correspondientes:

·       ReUse: reutilización de la batería. Aquí el reacondicionamiento se limita al trabajo de limpieza y sustitución de piezas que tienen una vida útil limitada como, por ejemplo, los fusibles.

·       RePair: esta etapa de reparación más profunda también incluye trabajos de reparación en la batería. De esta forma, se pueden reemplazar módulos individuales del sistema de la batería.

·       ReManufacturing: este proceso incluye desmontar completamente la batería en sus componentes. Después de clasificar, verificar y sustituir los componentes cuando sea necesario, la batería puede ser reconstruida.

·       ReMat: este proceso comprende el reciclaje y la recuperación de materiales de contenido valioso. Para el reciclaje de productos de baterías de alto voltaje, la compañía ya ha establecido una unidad central de recuperación en la planta de Mannheim.

Respecto a «ReUse» en particular, Daimler se ha centrado en dispositivos de almacenamiento de energía estacionarios con la creación de la subsidiaria propia Mercedes-Benz Energy GmbH. Porque el ciclo de vida de la batería de un vehículo eléctrico o híbrido enchufable no tiene que terminar después de haber cumplido su cometido en el vehículo, ya que puede reutilizarse para unidades de almacenamiento de energía estacionarias. Se estima que las aplicaciones estacionarias no son susceptibles a pérdidas de potencia menores, lo que significa que es posible una operación estacionaria económica durante al menos diez años más. La reutilización de los módulos de iones de litio de esta manera casi duplica su vida útil. El primer sistema de almacenamiento de baterías de segunda vida se lanzó en octubre de 2016 en la planta principal de REMONDIS en la ciudad de Lünen, en Westfalia. Descubra más aquí.

Mercedes-Benz EQC 4MATIC: Inteligencia Eléctrica

El nuevo Mercedes-Benz EQC incorpora en sus genes el principio de «innovación centrada en el ser humano» y hace que la e-movilidad sea simple, fiable y adecuada para el cliente. El consumo de energía y la autonomía de vehículos eléctricos dependen en gran medida del estilo de conducción. El EQC apoya a su conductor con modos de conducción con características diferentes. Lo más destacado del nuevo modo de conducción MAX RANGE es el pedal del acelerador háptico, que ayuda al conductor a conducir de forma económica. El conductor también puede influir en el nivel de recuperación utilizando las levas ubicadas detrás del volante.

Por su parte, el sistema de asistencia ECO Assist apoya integralmente al conductor anticipando las situaciones del tráfico para aumentar la eficiencia en la conducción, tomando datos como la orografía, la cartografía, el estado del tráfico o los límites de velocidad. De esta forma, el sistema indica al conductor cuando es apropiado levantar el pie del acelerador, por ejemplo, porque el vehículo se acerca a un límite de velocidad y circular así por inercia mientras el sistema controla de forma específica la recuperación de energía. Para este propósito también se emplean y procesan los datos de navegación, el reconocimiento de señales de tráfico y la información de los asistentes de seguridad inteligentes (radar y cámara estéreo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *