Incendios en Coches Eléctricos y Térmicos: Mitos y Realidades

En la última década, la transición hacia la movilidad sostenible ha llevado a un aumento significativo en la popularidad de los vehículos eléctricos (VE), con los coches eléctricos emergiendo como una alternativa prometedora a los vehículos de combustión interna. Sin embargo, en este cambio de paradigma, han surgido preocupaciones en torno a la seguridad, particularmente en lo que respecta a la probabilidad de incendio en coches eléctricos en comparación con sus contrapartes térmicas. Este artículo explorará a fondo esta cuestión, desmitificando conceptos erróneos y examinando la realidad detrás de la seguridad de ambos tipos de vehículos.

1. Mitos en torno a los coches eléctricos:

Mito 1: Los coches eléctricos son propensos a incendiarse durante la carga.

Contrario a la creencia popular, los coches eléctricos son sometidos a estrictas normativas de seguridad durante la fabricación. Los incendios durante la carga son extremadamente raros y, en la mayoría de los casos, son el resultado de malas prácticas en la instalación de estaciones de carga o problemas técnicos en el propio cargador, no del vehículo en sí.

Mito 2: Las baterías de los coches eléctricos son inherentemente inseguras.

Las baterías de iones de litio, comúnmente utilizadas en vehículos eléctricos, han experimentado mejoras significativas en términos de seguridad. Las tecnologías avanzadas de gestión térmica y los sistemas de protección incorporados hacen que la probabilidad de incendios sea extremadamente baja. Además, los fabricantes implementan protocolos rigurosos de prueba para garantizar la seguridad de las baterías.

2. Realidades sobre los coches eléctricos:

Realidad 1: Estándares de seguridad elevados.

La industria automotriz, consciente de las preocupaciones de seguridad, ha establecido estándares elevados para los coches eléctricos. Los protocolos de seguridad incluyen pruebas de colisión, evaluaciones de riesgos de incendio y protocolos de respuesta en caso de emergencia. Los coches eléctricos deben cumplir con estos estándares antes de salir al mercado.

Realidad 2: Investigación constante y mejoras continuas.

El sector de vehículos eléctricos está en constante evolución, con investigaciones continuas para mejorar la seguridad. Los fabricantes invierten en tecnologías más seguras y en la investigación de nuevos materiales para las baterías, reduciendo aún más la probabilidad de eventos adversos.

3. Coches térmicos: Evaluación de riesgos:

Aunque los coches de combustión interna han sido la norma durante décadas, también presentan riesgos de incendio. Los motores de combustión interna generan calor y, en ciertas condiciones, como fugas de combustible, este calor puede desencadenar incendios. Además, los sistemas de escape y los líquidos inflamables presentes en los vehículos térmicos contribuyen a la posibilidad de incendios.

4. Comparación de la probabilidad de incendio:

Si bien es difícil establecer una comparación directa debido a la falta de datos exhaustivos, las estadísticas actuales sugieren que la probabilidad de incendio en coches eléctricos es comparable o incluso inferior a la de los coches térmicos. La clave radica en comprender que ambos tipos de vehículos están diseñados con protocolos de seguridad sólidos y están sujetos a regulaciones estrictas.

5. Educación y conciencia:

La percepción pública desempeña un papel crucial en la aceptación de los coches eléctricos. Es fundamental educar a los consumidores sobre los avances tecnológicos, las medidas de seguridad implementadas y la realidad de los riesgos asociados con ambos tipos de vehículos. La conciencia y la información precisa son fundamentales para desafiar y corregir mitos infundados.

Conclusión:

En conclusión, la probabilidad de incendio en coches eléctricos no es sustancialmente mayor que en coches térmicos. Ambos tipos de vehículos están sujetos a normativas estrictas y son sometidos a pruebas exhaustivas para garantizar la seguridad del usuario. La transición hacia la movilidad eléctrica no solo representa un avance en términos de sostenibilidad, sino también en cuanto a la seguridad. La clave está en comprender que, al igual que con cualquier tecnología, la seguridad es un componente central y está en constante mejora para asegurar un futuro más seguro y sostenible en el mundo del transporte.

Cándido Garcia Director de MQE Más Que Eléctricos, Presidente de la Fundación Nacional de Movilidad Eléctrica, Responsable desarrollo de negocio Hellonext y Electrónico Industrial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *